INICIOACTOS M.I. ARCHICOFRADÍA 2020CLAVARIOS 2020JUNTA DIRECTIVA 2020LA MUY ILUSTRE ARCHICOFRADÍASECCIONESACTIVIDADES LITÚRGICASACTIVIDADES SOCIALESFOTOS ACTIVIDADES 2020 (COVID-19)


Las Imágenes
La Custodia de Jesús Nazareno
La Custodia de Ntra. Sra. del Sufragio
Restauración de la Túnica de Jesús Nazareno
Restauración de la Imagen de Ntra. Sra. del Sufragio
Nuestra Vesta


Restauración de la Imagen de Ntra. Sra. del Sufragio

 

Nuestra Señora del Sufragio es una imagen devocional realizada en los años setenta por el escultor valenciano José Vilaplana, en la factura de la talla podemos observar una Virgen con rostro sereno y complaciente, la cual nos invita a la oración y a ofrecer nuestros parabienes a nuestros difuntos y aquellos que se encuentren el seno del Purgatorio.

Actualmente las diversas imágenes que forman el paso procesional siguen desfilando en procesión, además de participar en diferentes actos litúrgicos fieles a su advocación. Todo ello se ve reflejado en la policromía de las obras, ya que debido a los diferentes traslados de ubicación, transporte y manipulación se ha podido observar diversidad de patologías tales como rasguños, golpes, roturas o pérdida de policromía. Además, cabe añadir un daño irreversible ocasionado por una o varias intervenciones realizadas con anterioridad en las cuales se pintó de nuevo zonas de la policromía ocultando la original, ocurriendo esto, tanto en áreas estofadas, como en áreas donde predominaba el pan de oro o plata. 

La restauración llevada a cabo se ha realizado de manera individualizada en cada una de las tres imágenes, creando una propuesta de intervención formulada bajo los más estrictos criterios de la disciplina de la restauración y adaptándose a las necesidades de cada una de ellas.

En el caso de la pieza del Niño Jesús, el primer paso realizado fueron una serie de test de limpieza tanto acuosos, como de disolventes, para dilucidar el material más efectivo y crear un protocolo para poder eliminar la suciedad superficial depositada, los repintes, y en medida de lo posible, el barniz oxidado que cubre la policromía original.   

En primer lugar, mediante sistemas acuosos se retiró una capa gruesa de suciedad y depósitos que oscurecían y restaban saturación a las carnaciones de la obra. Consecutivamente, mediante disolventes se procedió a la retirada de un repinte que ocupaba toda la zona abdominal, cuya finalidad era ocultar rasguños y pérdidas de policromía ocasionadas por la manipulación de la imagen al quitarla y ponerla del regazo de la Virgen. Finalmente, con sistemas de disolventes agresivos se intentó retirar la capa de barniz y restos de repintes, todo ello sin éxito. Debido a la dureza de la capa y a su resistencia, se decidió dejarla y homogeneizar el conjunto de la policromía ocultando los repintes realizados mediante unas veladuras de color. 

En cuanto a las partes doradas que forman el paño púdico y la bola del mundo (orbe real) se realizó una limpieza con una emulsión grasa para eliminar la suciedad, y finalmente se realizó una reintegración cromática con pigmentos a base de mica mezclados con colores al barniz para otorgarles la tonalidad exacta que posee el oro. 

El caso de la imagen que representa las ánimas, se realizó una restauración bien diferenciada entre las figuras femenina y masculina y las rocas que componen la base. Los personajes poseían suciedad depositada, la cual fue eliminada con un sistema de limpieza acuoso tras realizarse los test pertinentes, se desestimó una segunda limpieza con disolventes debido a la sensibilidad de la policromía. Por otra parte, en el caso de las rocas y las llamas que envuelven a las figuras el tratamiento se declinó por un sistema más agresivo. En primera instancia se practicó una limpieza acuosa para eliminar residuos de polvo y suciedad depositada, tras ello, se realizaron diversas limpiezas con disolventes para eliminar restos de repintes al óleo y betún de judea que ennegrecían y desvirtuaban la apariencia estética de la base rocosa y las llamas.   

Paralelamente, en todo el conjunto se reconstruyeron las partes perdidas mediante un estuco que posteriormente fue reintegrado cromáticamente con colores al barniz. En el caso de la figura masculina, se adhirieron las falanges fracturadas y se volvieron a colocar correctamente aquellas que estaban adheridas, pero presentaban problemas estéticos al no estar bien colocadas. 

Para finalizar la intervención del conjunto escultórico se procedió a la restauración de Nuestra Señora del Sufragio. Debido a las intervenciones anteriores y a los materiales irreversibles empleados, se tomó la drástica decisión de eliminar el pan de plata que conformaba la nube y el pan de oro que decoraba el interior de la capa, ambos fruto de dicho trabajo. 

La nube que entroniza la Virgen y el interior de la capa fue totalmente lijada hasta el nivel de la madera. Toda la superficie fue tratada de manera tradicional aplicando una preparación a base de cola orgánica de conejo más carbonato y sulfato cálcico consecutivamente en finas capas. Tras haber conformado una gruesa capa que impermeabilice los movimientos naturales de la madera se aplicó una última capa de bol, el cual procura una capa fina donde aplicar el pan de oro de 23 ¾ k y pan de plata (999/1000 k) y posteriormente bruñirlo. 

De manera paralela se realizó una limpieza acuosa de la superficie policromada eliminando la suciedad y los depósitos. Se realizaron diferentes test de disolventes para la eliminación del barniz aplicado en las intervenciones anteriores sin éxito alguno, por lo tanto, se reintegró cromáticamente las irregularidades creadas por los repintes y el barniz amarilleado por el paso del tiempo buscando la homogeneidad y una lectura estéticamente correcta.

Todos los rasguños y pérdidas fueron rellenadas con un estuco y posteriormente coloreadas de manera mimética con colores al agua y posteriormente retocados con colores al barniz para ajustar el color al máximo. Los repintes que subyacen bajo el barniz endurecido han sido cubiertos del mismo modo, devolviendo así ligereza y realidad a los pliegues de los ropajes.

Las áreas doradas fueron retocadas mediante pigmentos de mica entonados con colores al barniz para cubrir zonas peladas y rasguños y así cerrando las figuras ornamentales y estofados.




01
02